Actividad física y asma: beneficios y precauciones

La actividad física es una fuente de beneficios para todas las personas, y aquellos que padecen asma no son la excepción.

Tener asma no es impedimento alguno para ser activo físicamente o incluso para practicar algún deporte. De hecho, algunos deportistas famosos padecen asma (los ex futbolistas ingleses David Beckham y Paul Scholes, así como el ex basquetbolista estadounidense Dennis Rodman, por ejemplo).

Contrario a lo que mucha gente piensa erróneamente, la actividad física y deporte no solamente son completamente practicables para personas con asma, incluso su práctica les aporta beneficios a su salud integral.

La actividad física les ayuda a mantenerse en forma, mantener un peso saludable y también a fortalecer los músculos pectorales que participan en la respiración, lo cual es especialmente importante para las personas con asma, ya que puede contribuir a que los pulmones funcionen mejor.

Conoce más: 10 consejos para controlar el asma durante actividades físicas

Existen algunas actividades y deportes que no tienen tantas probabilidades de ocasionar problemas a la gente que padece asma. Por ejemplo:

-Natación

-Esquí de pista

-Beisbol

-Futbol

-Gimnasia

-Atletismo (excluyendo las actividades de resistencia y/o largo recorrido)

Con el entrenamiento y la medicación adecuados, las personas con asma pueden practicar cualquier deporte que elijan.

Solamente deben asegurarse de que, antes de hacer algún deporte de forma rutinaria, la enfermedad esté bien controlada, es decir, que no estén sufriendo muchas crisis.

La mejor forma de tener el asma bajo control es seguir al pie de la letra el plan de acción dictado por algún médico, tomándose todos los medicamentos. Hablar con un médico sobre los planes para entrenar y practicar actividad física es lo más recomendable.

 

Fuente: Kids Health

Comments

comments

Publicado el 12 de octubre de 2017 | 2:00 pm