3 mitos comunes sobre la actividad física

Una de las creencias más populares acerca del ejercicio indica que mientras más se transpire, mayor será la quema de grasas. En realidad, elevar la temperatura corporal provoca una desproporcionada pérdida de líquidos y sales corporales, situación que podría conducir a taquicardia, disminución de la presión arterial e, incluso, desmayos. 

Pero ese no es el único mito al respecto. Si quieres conocer más, sigue leyendo.

1. Sin dolores corporales, el ejercicio no es productivo.

Ningún dolor indica algo bueno. De hecho, el dolor es un síntoma de alarma para avisarnos que algo está funcionando mal. Una actividad física adecuada no debe producir dolor. Si bien es común sentir alguna molestia, esto no indica que se ha realizado de forma adecuada el ejercicio. 

2. Los ejercicios abdominales intensos reducen la grasa abdominal.

Las abdominales son, sin duda, un ejercicio de musculación conveniente. Sin embargo, no representan el único mecanismo por el cual se puede reducir la grasa abdominal. La grasa abdominal forma parte de la composición grasa de todo el organismo, por tanto, su disminución depende del equilibrio entre la ingesta calórica y la actividad física.

Conoce más: 5 mitos del entrenamiento de alta intensidad HIIT

3. La natación afloja los músculos.

Los ejercicios bajo el agua ofrecen resistencia, además, mejoran el metabolismo —en la medida que se requiere aumento del consumo de energía (calorías) para mantener la temperatura corporal—. Es por ello que la natación se incluye en programas de reducción de peso. No debes preocuparte por tus músculos.

Recuerda que tu nivel de actividad física dependerá de tu edad, género, entre otras características. Si tienes dudas al respecto, consulta a un especialista. Antes de iniciar un régimen de ejercicio, visita a tu médico, con el fin de evitar lesiones u otros daños.

 

Vía: La Nación

Comments

comments

Publicado el 8 de noviembre de 2017 | 3:55 pm